Altamirano Racing Team de Rally Codasur reporte

ALTAMIRANO Y LA HERMOSA SENSACIÓN DE SENTIRSE MÁS ARGENTINO QUE NUNCA. Un capítulo de la historia que terminó de la manera soñada. En la temporada del debut compitiendo con un auto de tracción integral, "Zacarías" Altamirano pudo sentir...

ALTAMIRANO Y LA HERMOSA SENSACIÓN DE SENTIRSE MÁS ARGENTINO QUE NUNCA.

Un capítulo de la historia que terminó de la manera soñada. En la temporada del debut compitiendo con un auto de tracción integral, "Zacarías" Altamirano pudo sentir la sensación del festejo por la obtención de dos coronas sudamericanas de rally.

Cuando comenzó el ambicioso proyecto de insertarse en el competitivo conjunto de pilotos con autos del Grupo de Producción, sintió la necesidad de acumular la mayor experiencia posible para ser protagonista excluyente de la división.

Realizó las competencias iniciales del torneo nacional con un Subaru al que nunca pudo manejar con la seguridad y tranquilidad deseada. Esta alternativa confirmó su intención de subirse a un Mitsubishi y después de lograr con esta marca una trabajosa victoria en Paraguay comprendiendo mejor las reacciones del auto, aceleró la decisión de armar su propia unidad para llegar a esta alternativa de consagrarse monarca sudamericano

Siempre supo que la empresa no sería fácil, por ello se preocupó por enfrentar cada uno de los pasos con el más dedicado esfuerzo y la más distinguida profesionalidad, advirtiendo que el resultado de sus primeros exámenes ha llegado con la conquista de los títulos Absoluto y del Grupo N4.

La resolución conseguida en Punta del Este, Uruguay es la consecuencia de varios meses de dedicación, de asimilar el aprendizaje después de cada presentación en los distintos escenarios de América del Sur, de su crecimiento como piloto, de la convivencia con su navegante, de la efectividad que mostró el equipo para presentar un auto que ahora es preparado y armado íntegramente en Villa María.

En un año particularmente difícil para el país, "Zacarías" tuvo el privilegio de celebrar cuatro victorias fuera de nuestro territorio, muy lejos de sus afectos y de su gente, pero siempre acompañado por una bandera, nuestra bandera Argentina, que hizo flamear en las rampas finales ante la presencia de paraguayos, bolivianos, chilenos y uruguayos, según el territorio de turno.

La misma fortaleza que exhibió en el desarrollo de cada una de las exigencias de carrera fue la que le permitió sostener las emociones que advirtió cuando el nombre de Argentina sonó insistentemente en cada uno de los rincones de América.

Ante las ovaciones recibidas y las felicitaciones de rigor, la euforia que manifestó el piloto en cada ceremonia final fue sellada por la luminosidad de sus ojos, humedecidos por las rebeldes lágrimas que, con mucho honor y orgullo, dejó escapar una y otra vez.

Ha terminado un ciclo, que para los aspiraciones de la escudería es solo el comienzo. Falta mucho camino por recorrer, mucho por aprender y seguramente mucho por festejar, pero se aprecia la tranquilidad de haber elegido el itinerario correcto para intentar conseguir grandes logros.

-art-

Write a comment
Show comments
About this article
Series RALLY