CHAMPCAR/CART: Entrevista - ?La velocidad? Un asunto de pasi?n

Su tono de voz es parejo. Siempre mira directamente a los ojos del interlocutor. Se llama Alba Cecilia Pauli, pero en el mundo de los autos no son pocos quienes la conocen como "Niky". Desde que empezó en el ambiente de las carreras de autos ...

Su tono de voz es parejo. Siempre mira directamente a los ojos del interlocutor. Se llama Alba Cecilia Pauli, pero en el mundo de los autos no son pocos quienes la conocen como "Niky".

Desde que empezó en el ambiente de las carreras de autos -trabajando profesionalmente hace más de 15 años- hasta el presente "las cosas han cambiado mucho y no han cambiado nada", asegura entre risas. Fue pionera en su campo: la primera mujer en escribir una tesis sobre la historia del automovilismo latinoamericano; la primera mujer que narró carreras de autos en Venezuela y en su momento la única mujer que daba cobertura a las carreras de autos en países donde tradicionalmente la tarea correspondía a los hombres. Hoy, su trayectoria habla por sí sola.

"No hice nada especial", dice ella. "Simplemente fui tras aquello que me gustaba: escribir y hablar de carreras de autos".

Los premios y los reconocimientos que ha recibido indican, sin embargo, que debe haber hecho algo especial, distinto al resto. "No, no creo", insiste. "Sobresales en algo cuando lo haces con pasión. Imagínate cuando dije que quería escribir sobre carreras de autos en mi casa me miraron con cierta resignación. Siempre, en todo momento, lo que más me ha alentado es la respuesta de la gente. Los pilotos, los directivos, los colegas, siempre me ayudaron. Aunque nací en Argentina, empecé mi carrera profesional en Venezuela. Dicen que los latinos son machistas. Yo sin embargo recuerdo sólo nombres de gente que me apoyó y que siempre, siempre me ayudó".

Precisamente, el libro que publicará en el 2003 será un recuento de la historia del automovilismo deportivo en Venezuela. "Es un proyecto que ha llevado mucho tiempo de investigación. No hay prácticamente material escrito sobre el tema y buena parte de la información se ha transmitido en forma oral. Pero quizás por eso es tan apasionante. Ya estamos en la fase final, añadiendo un capítulo sobre la actualidad, buscando algunas fotos más y puliendo el texto para entregarlo a la editorial".

1 ¿Esperas que se convierta en un best-seller?

"No", dice sonriendo. "Mi única intención es que se preserve la historia, el recuerdo, que sea un homenaje a los hombres y mujeres que como pioneros hicieron las primeras carreras, a quienes inauguraron los autódromos. Es importante preservar la historia, tener memorias de nuestro pasado, saber de dónde venimos y respetar el esfuerzo y el trabajo que tanta gente ha puesto en este deporte".

Cuando comenzó a trabajar como periodista hace unos 15 años, no había en su medio muchas mujeres involucradas con las carreras de autos en América Latina. "De algún modo siento que ayudé a que se abrieran oportunidades. No era la única. Pero ciertamente éramos -y somos- muy pocas, y más de una vez hubo gente que me preguntó si buscaba un novio piloto o si de veras me interesaban las carreras", cuenta entre risas. "A veces hay gente que te mira raro, que se pregunta qué hace una mujer en medio de tanto auto, pero, basta mirar alrededor para darte cuenta que los mejores chefs del mundo son hombres. No es un asunto de género. Es un asunto de actitud".

Fue su actitud la que la llevó a emigrar a Estados Unidos, tratando de ampliar los horizontes. "En América Latina existe el interés por las carreras de autos. Ya sea Argentina o Venezuela, pasando por Brasil o Colombia, hay un público que sigue las carreras. La Fórmula Uno es lo que más tradición tiene y por lo tanto lo que más se conoce. No se puede olvidar a campeones mundiales latinoamericanos como Fangio, Emerson Fittipaldi, Piquet, Senna. Sin embargo hay otras series, muy competitivas, que también interesan pero que no han tenido mayor difusión".

2 ¿Y cuál era tu plan inicialmente?

"Generar negocios dentro del automovilismo tanto para Latinoamérica como para Estados Unidos. Aprovechar mi conocimiento para que las categorías estadounidenses pudiesen entrar en el mercado latinoamericano -junto con sus patrocinadores- y además, ayudar a pilotos latinos que quisieran venir a Estados Unidos y no supieran por dónde iniciar los contactos. Eso es básicamente lo que hacemos en Media Racing. En América Latina hay mucho talento y a veces la gente sólo ve la vía de Europa y la F1, cuando la verdad es que hay otras opciones muy válidas, incluso si la meta de un corredor es la F1. Ya ves el caso de Juan Pablo Montoya o Cristiano da Matta, por ejemplo. CART y su sistema de desarrollo que va desde el karting hasta los Champ Cars es una posibilidad que no te cuesta tanto dinero como seguir la ruta europea y que te prepara muy bien para moverte dentro del automovilismo".

La ruta sin embargo, no ha sido sencilla...

"Aceptar la oferta de Media Racing en Estados Unidos para desarrollar este proyecto no fue fácil. Significaba empezar de nuevo. En mi medio era reconocida. Podía hacer televisión, radio, prensa, relaciones públicas. Conocía a la gente y ellos a mí. En Estados Unidos no sólo existía el reto de otro idioma... Tenía que aprender, ante todo, cómo funcionaba el sistema y de allí en adelante comenzar a establecer contactos, a interesar a gente en el mercado hispano de Estados Unidos por las carreras de autos, por las figuras latinoamericanas; también había que promocionar a los pilotos latinos y dejarles saber que el mercado estadounidense estaba abierto para ellos".

Sin embargo, existe la sensación para algunos pilotos que Estados Unidos no es tan competitivo como Europa.

"Fue así. Los pilotos norteamericanos rara vez competían fuera de sus fronteras. Siempre era un asunto entre ellos. Eso no genera competencia. No eleva el nivel. El nivel sube si un día cualquiera llega un piloto con una habilidad extraordinaria -digamos un Juan Pablo Montoya-, y si los demás, esforzándose y compitiendo al límite, tratan de vencerlo limpiamente en la pista. Claro que hay categorías y categorías. Difícilmente van a llamarte de un equipo de F1 si compites en la IRL o en NASCAR, no porque sean 'malas' categorías sino porque no forman un piloto como el que la F1 requiere y espera, tanto en términos de entendimiento técnico, como en el entrenamiento físico".

3 ¿Cuánto afecta la situación de América Latina al automovilismo?

"Mucho. El automovilismo es un mini mundo y en una economía global como la que nos envuelve no puedes ser ajeno a lo que ocurre. Sin embargo, existen empresas que aprovechan la misma circunstancia global del automovilismo para promocionar sus productos y servicios. Y para llegar a la gente es siempre mejor hacerlo en su propio idioma, comunicarte con ellos en el lenguaje que entienden, con las figuras que conocen y respetan. Al final, el automovilismo es un negocio, pero tiene una base de público apasionado. Puedes verlo en Argentina, por ejemplo: el país atraviesa una enorme crisis económica y el automovilismo sigue fuerte. El Turismo Carretera mueve a la gente. Y en cuanto a pilotos latinos compitiendo en categorías internacionales, pues hay de Colombia, México, Argentina, Venezuela, Brasil... Y no hay que olvidar que no se trata sólo de autos, hay muchos pilotos de otros países latinos compitiendo con éxito en las distintas especialidades del motociclismo".

¿Qué crees que suceda con la Fórmula Uno?

"Es difícil decirlo. En lo personal -llámame nostálgica- este año me he dedicado a leer sobre la historia del campeonato, sobre sus grandes figuras. Me he refugiado en los libros. Soy de las que recuerda que la competición formaba parte de las carreras de autos. A lo mejor el auto no era muy bueno, pero el piloto hacía la diferencia. Las órdenes de equipo no son nuevas, pero las cosas que se vieron este año, como público, me indignaron demasiado. Reconozco que la F1 es el pináculo técnico del automovilismo, pero decir que es el deportivo, en este momento, es otra cosa. Tengo mi confianza puesta en Montoya".

Pero han cambiado las reglas para el año que viene...

"Les pusieron maquillaje. Veremos si hacen alguna diferencia. Como espectáculo, al menos en lo personal, no me interesa tanto. Como negocio, sigue siendo atractivo y no puedo negar que tiene encanto. Pero es un encanto más apegado a lo que fue, que a lo que es. Siempre ha habido una marca dominante, pero la diferencia de posibilidades entre pilotos, dependiendo de la escudería que representen, no había estado tan marcada".

Y CART, ¿va a sobrevivir?

"Tengo mucha confianza en la gestión de Chris Pook. Tiene una visión muy clara, un norte definido. Ha ido analizando cada área con problemas, los ha convertido en desafíos y los ha enfrentado. No se esconde de las cosas, les sale al paso. Esa es una gestión proactiva y la apoyo. Por otra parte, creo que como modelo, CART es increíble. Tiene una estructura diseñada para escalar, para subir. Es competitiva. Cualquiera de los pilotos y equipos en la parrilla de largada sabe que puede ganar. Compite en todo tipo de pistas: mixtas permanentes, óvalos grandes, chicos, circuitos callejeros. Ese es su valor, su fortaleza. El año que viene, con la baja de costos y un motor único, el Ford-Cosworth, va a ser tremendamente competitiva.

Para terminar comenta: "El mundo en general atraviesa por momentos de cambio y el automovilismo no es ajeno. En los próximos años podrían modificarse muchas cosas. Los protagonistas pueden cambiar. El formato puede cambiar. Una categoría que hoy es exitosa, mañana podría no serlo y viceversa. Pero, mientras exista la pasión por el desafío a la velocidad, seguirá habiendo carreras".

-nikycart-

Write a comment
Show comments
About this article
Series INDYCAR