SAMF3: Risatti - un apellido en carrera 1936-2002

488 views

Cuatro generaciones consecutivas de pilotos de competición es una verdadera marca mundial, dentro de la historia del automovilismo deportivo. Solamente se dio un caso así en la Nascar, la famosa serie norteamericana de los Stock Cars, donde el...

Cuatro generaciones consecutivas de pilotos de competición es una verdadera marca mundial, dentro de la historia del automovilismo deportivo. Solamente se dio un caso así en la Nascar, la famosa serie norteamericana de los Stock Cars, donde el "viejo" Lee Petty dio el eslabón inicial allá por los años 50, precediendo a Richard Petty, uno de los más grandes triunfadores de la categoría, su hijo Kyle Petty y el jovencito Adam Petty que, apenas cumplidos los 18 años apuntaba para ídolo, pero halló trágica muerte en agosto de 1999.

En la Argentina, la dinastía de los Risatti, de Laboulaye, Córdoba, nace deportivamente hablando a mediados de los años 30, cuando Ricardo Risatti debuta en el Gran Premio de Turismo de Carretera de 1936.

Cuentan las crónicas de la época que, este hijo de un mecánico de pueblo, se lanzó a las rutas impulsado por el deseo de obtener fondos para solventar el tratamiento médico de su esposa, afectada de un mal incurable que le produciría una larga y penosa agonía. Ricardo Risatti fue sensación desde su primera competencia, ya que en ese Gran Premio ganó dos etapas, la cuarta y la quinta, siendo un desconocido total. Lamentablemente debió desertar en el octavo parcial de la extensa carrera.

No obstante, siguió insistiendo y el triunfo junto a la consagración le llegó al adjudicarse el Gran Premio de TC de 1938, que constó de 10 etapas y casi 7.000 kilómetros de recorrido. Su esposa ya estaba muy grave y fallecería poco tiempo después. Luego de otras actuaciones destacadas, el paréntesis de los años de la Segunda Guerra Mundial lo alejó de los caminos y lo concentró en la mecánica, conservando en su interior el fuego y la pasión por los fierros, hasta que volvió a calzarse el casco. En su reaparición, marcó un hito histórico cuando se adjudicó, en 1950, la Vuelta del Chaco, delante de Jorge Descotte, Pablo Gulle, Eusebio Marcilla y Víctor García. De esta carrera quedó como testimonio para todo el mundo la foto de la cupecita Ford número 14 volando por el aire, luego de saltar un paso a nivel a más de 150 Km/h. Al año siguiente, el 25 de agosto de 1951, corriendo la Vuelta del Norte, siempre para TC, Ricardo Risatti encontró trágica muerte cuando venía ganando, luego de que su auto cayera mal de un lomo de burro al intentar pasarlo a Marcos Ciani.

A todo esto, su hijo Jesús Ricardo Risatti llevaba en sus venas la misma sangre y lo consumía en su interior idéntica pasión, por lo que no extrañó a nadie que, pocos años después del fallecimiento de su padre, el "Kelo" ya estaba corriendo y devorando distancias frente a las grandes figuras del momento en el TC. Los últimos años de la década del 50 y los primeros del 60 fueron de los más ricos en el historial de la categoría, que se nutría de valores de la talla de los hermanos Juan y Oscar Gálvez, Dante y Torcuato Emiliozzi, Rodolfo de Alzaga, Oscar Cabalén, Marcos Ciani y tantos otros inolvidables.

El año 1961 pudo haberlo visto como campeón argentino, ya que precisamente en esa temporada logró dos de sus más grandes triunfos. En la Vuelta de Córdoba demostró todo su caudal ante el público comprovinciano. En un circuito rutero que unía la capital mediterránea con Almafuerte, por el llano, rozando Despeñaderos, San Agustín y Las Bajadas, para volver a la "Docta" a través de las sierras, por Embalse, Villa Del Dique, Santa Rosa de Calamuchita, Los Molinos y Alta Gracia. Había que acelerar y hacer casi 200 de promedio hasta Almafuerte, para después manejar en un sinuoso veloz en parte y lento en otra. Fue un gran triunfo del "Kelo", relegando nada menos que a Oscar Gálvez, Oscar Cabalén, Raimundo Caparrós, Rodolfo de Alzaga, Santiago Luján Saigós, Juan Carlos Navone y Otto Alfredo Parodi. Ese año también ganó la Vuelta de Hughes, precediendo una vez más al "Aguilucho" Gálvez, Dante Emiliozzi y Angel Meunier, el primo de Marcos Ciani. Un grave accidente en la Vuelta de Rojas, el 26 de agosto de 1961, 10 años y un día después de la muerte de su padre, hizo que el "Kelo" debiera ser internado en grave estado, debiendo enfrentar una larga y lenta convalecencia, que lo llevó a tomar la decisión de colgar el casco.

Pero la dinastía no habría de agotarse ahí ni mucho menos. Su hijo Ricardo pronto volcó el mismo interés por las carreras, aunque no lo haría en el Turismo de Carretera sino en los monopostos y en los autos de turismo sudamericano.

En cambio el que sí heredó la pasión por el TC fue su otro hijo, Gerardo, quien en plena juventud y cargado de esperanzas por competir en la clásica categoría argentina, halló trágica muerte en un accidente rutero el 2 de noviembre de 1989, cuando volvía a su pago desde Buenos Aires.

Ricardo II tuvo excelentes desempeños en la Fórmula Tres Sudamericana, corriendo contra figuras de la talla de Ricardo Zonta, Christian Fittipaldi, Helio Castroneves, Néstor Furlán, Max Wilson, Bruno Junqueira y Tom Stefani, entre otros. La primera mitad de los 90 lo tuvo como protagonista activo en la división mayor de los monopostos continentales, llegando incluso a competir en el selectísimo Gran Premio de Montecarlo, en 1995, en la Fórmula Tres Europea. Retirado de los monopostos, pasó al Superturismo conduciendo un Ford Mondeo, con el cual tuvo también interesantes actuaciones hasta el momento de su retiro, ya en las postrimerías del siglo y cuando, muy pequeñín todavía, otro Risatti ya empezaba a soñar con seguir dando vida a este ilustre apellido del sur cordobés.

Por estos días se encuentra en carrera Ricardo "Caito" Risatti, cuarta generación de los Risatti, que está participando en la F3 Sudamericana en su división Light.

"Caito" tuvo cuatro años de una escuela por excelencia como es el karting, pasando por el provincial, metropolitano y argentino, obteniendo el título de campeón provincial de kart en el 2000. Con sus escasos 14 años, esperaba ansioso su debut en el auto de F3 que supo correr su padre, el Dallara F394-Honda, y fue en su debut el año pasado en Río Cuarto, luego de cumplir los 15 años reglamentarios que establece la categoría, que ganó en una carrera que se impuso de punta a punta en un andar contundente e indiscutible.

En el 2001, con tan sólo tres competencias disputadas se adjudicó en dos de ellas y en el presente año con tres presentaciones dobles disputadas, ganó dos obteniendo igual "poles" y con un futuro por delante esperando seguir su carrera, pero más que nada su amor y pasión por los fierros, lleva el sello de un apellido ilustre como lo es el de Risatti.

Para más información Flia. Risatti: www.risatti.com

-ec-

Write a comment
Show comments
About this article
Series HISTORY , GENERAL , NASCAR , OPENWHEEL
Article type Obituary

User photos

ChrisMcEvoy

ChrisMcEvoy

2 photos
EuroRacer

EuroRacer

2 photos
pesca33

pesca33

20 photos
rh41

rh41

33 photos
imtcory

imtcory

6 photos
koutnas

koutnas

227 photos
Rustyn90

Rustyn90

111 photos
JayAlley

JayAlley

41 photos
Upload photo